Oraciones de la Tarde

Cuando la luz del día está en su cumbre,
eres Señor Jesús, luz y alegría,
de quienes en la fe y en la esperanza,
celebran ya la fiesta de la vida

Eres Resurrección, Palabra y prenda
de ser y de vivir eternamente;
sembradas de esperanzas nuestras vidas,
serán en ti cosecha para siempre.

Ven ya Señor Jesús, salvador nuestro,
de tu radiante luz llena este día,
camino de alegría y de esperanza,
real acontecer de nueva vida

Concédenos, oh Padre omnipotente,
y tu, Hijo amado, Señor nuestro,
por obra del Espíritu enviado,
vivir ya la fiesta de tu reino. Amén.

Oración al final de la jornada
Quédate con nosotros, la noche esta cayendo, quédate.

¿Cómo te encontraremos al declinar el día, si tu camino no es nuestro camino?
detente con nosotros, la cena esta servida, caliente el pan y envejecido el vino.
¿Cómo sabremos que eres, un hombre entre los hombres,
si no compartes nuestra mesa humilde?
repártenos tu Cuerpo,  y el gozo irá alejando la oscuridad que pesa sobre el hombre.

Vimos romper el día sobre tu hermoso rostro y al sol abrirse paso por tu frente.
Que el viento de la noche no apague el fuego vivo que nos dejó tu paso en la mañana.

Arroja en nuestras manos, tendidas en tu busca, las ascuas encendidas del Espíritu y limpia en lo mas hondo del corazón del hombre, tu imagen empañada por la culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada