Oración del Chofer

Al tomar asiento y colocar mis manos al volante del carro,
te imploro, Dios y Señor, para que seas tú la luz que me ilumine en mi caminar.
Pon en mi mente el buen entendimiento de tu amor para frenar mis impulsos y cuidar en tu nombre mi vida, la de los míos y la de mis semejantes.
Dame la serenidad para recordarte en todo momento y cúbreme con las suaves alas de tu infinita misericordia. Dame Señor, mano firme y ojo vigilante para que llegue sano y salvo a la meta. Protege a los que viajan conmigo; ayúdame a ser servicial con todos; dame la prudencia para no cometer excesos y haz que te vea en la naturaleza que recorro. Amén.

Virgen Santa, Madre de Dios y Madre mía, auxilio de los cristianos, que has realizado y sigues realizando tantas maravillas, te suplico con todo el fervor de mi alma, me cuides y guíes por el buen camino. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada